Andrés Manuel López Obrador, Presidente de la República México
Justin Trudeau, Presidente de Canadá
Joseph Biden, Presidente de los Estados Unidos de América
Estimados líderes de las Américas:

En el marco de la Cumbre de Líderes de América del Norte que se realiza del 9 al 11 de enero en México, las personas abajo firmantes, organizaciones, víctimas de la violencia armada, y pueblos Indígenas y afrodescendientes de Canadá, Estados Unidos y México, les exhortamos a abordar las crisis más urgentes de nuestro tiempo: violencia armada, destrucción del medio ambiente y la criminalización de la migración.

Violencia Armada ?

Más estadounidenses murieron por armas de fuego en 2020 que en cualquier otro año registrado. Sólo en 2022, han habido 35 tiroteos en escuelas. Los jóvenes afroamericanos experimentan las tasas más altas de homicidios con armas de fuego entre todos los grupos demográficos y tienen tres veces más probabilidades que los estadounidenses blancos de que la policía les dispare fatalmente.

En México, las armas de fuego, provenientes en su mayoría de Estados Unidos, causaron casi el 70% de los 35,625 homicidios en 2021 y entre el 70 y 90% de las armas recuperadas en escenas de crimen en México provienen de los Estados Unidos. Más de 105,000 personas han sido desaparecidas en México, mientras que los feminicidios se han disparado de 30% a 60% entre 2006 y 2022.

En Canadá, de 2007 a 2017, los pueblos indígenas (Primeras Naciones) representaron un tercio de las personas muertas a tiros por agentes de la policía nacional. Los canadienses negros tienen 20 veces más probabilidades de que la policía les dispare y los mate que los blancos.

En México y Estados Unidos se ha utilizado a la guerra contra las drogas para justificar la presencia de unidades policiales y militares, a menudo irrumpiendo en las casas de las personas o deteniéndolas y ejecutándolas en las calles. Un par de ejemplos de ello incluyen el caso de Breonna Taylor, asesinada en marzo de 2020 durante una redada fallida por miembros del equipo SWAT en su apartamento en Kentucky, y la masacre de 19 personas en Tamaulipas, México por miembros de un Grupo de Operaciones Especiales. En Canadá, la policía militarizada es utilizada de inmediato para detener las protestas y manifestaciones de las Primeras Naciones, al tiempo que permite que los camioneros blancos antivacunas se estacionen en la capital del país durante semanas.

Cambio Climático ?

Además de la violencia armada, el cambio climático empeora la crisis humanitaria y la migración forzada en toda la región, desplazando a innumerables comunidades de América Latina, principalmente indígenas de sus tierras ancestrales. El gobierno canadiense lo admitió en su plan de desarrollo 2022-2023 sobre medio ambiente y cambio climático, afirmando que, “Estamos viendo los impactos del cambio climático, incluido el aumento de la frecuencia y la gravedad de los incendios forestales, los eventos de calor extremo, las tormentas y las inundaciones… que tienen consecuencias significativas para las comunidades, las economías y la forma de vida de Canadá y las Primeras Naciones.”

De acuerdo con la Encuesta realizada por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos, aproximadamente la mitad de los ríos y arroyos en este país, que suman más de 700,000 millas de vías fluviales y más de un tercio de los lagos, están contaminados y no son aptos para nadar, pescar o beber. En México, podría haber una disminución del 40 al 70% en la idoneidad de las tierras de cultivo para 2030.

Desde el Círculo Polar Ártico hasta la frontera de Venezuela, los desastres climáticos, la violencia armada o las circunstancias relacionadas con la pobreza obligan a las personas a abandonar sus hogares en busca de un lugar seguro para vivir. Las familias de toda la región quieren quedarse en casa, sin embargo deben trasladarse por una cuestión de supervivencia. Lamentablemente, las entidades federales en México y los Estados Unidos detienen, torturan y deportan a muchas de ellas, o el crimen organizado les desaparece o asesina en el camino.

Migración ?

América del Norte es una de las regiones más mortíferas del mundo para los migrantes, en 2022 se estableció un número récord de muertes de migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos (un récord previamente roto en 2021). Del mismo modo los acuerdos internacionales para proteger a las personas migrantes de la violencia han sido ignorados y socavados, dejando como resultado a miles de familias varadas en las fronteras.

?Un llamado urgente a la paz

Esta carta es un llamado urgente por la paz. Estas circunstancias son insostenibles. Lo instamos a que usen su poder colectivo para poner fin a las causas e impactos destructivos de la contaminación y el cambio climático que afectan de manera desproporcionada a las personas de color y las comunidades de bajos ingresos; poner fin a la proliferación de la violencia armada y la guerra militarizada contra las drogas; y apoyar a las comunidades de inmigrantes con políticas humanas de migración, en lugar de criminalización.

Específicamente, los conminamos a:

  • Desarrollar un plan regional para reducir drásticamente las emisiones de combustibles fósiles en todo el continente.
  • Apoyar la prevención de desastres relacionados con el clima y la preparación para las comunidades afectadas, e impulsar una nueva economía verde para generar empleos y proteger el medio ambiente.
  • Respetar las prácticas de los pueblos indígenas, quienes han demostrado ser los mejores protectores del medio ambiente, y permitir que las comunidades indígenas mantengan el control de los territorios ancestrales.
  • Tomar medidas concretas para poner fin a las exportaciones y el tráfico de armas de Estados Unidos a México, incluyendo la prohibición de armas de asalto, así como imponer mayores restricciones a sus ventas y la cancelación de transferencias a unidades policiales y militares corruptas o con señalamientos de violaciones a derechos humanos.
  • Terminar con la inmunidad de los fabricantes de armas en los Estados Unidos (la Ley de Protección del Comercio Legal de Armas, o PLCAA, por sus siglas en inglés) y atribuirles responsabilidad por los delitos cometidos con sus armas.
  • Reformular la seguridad pública promoviendo el tratamiento voluntario de personas usuarias de sustancias psicoactivas y la salud mental en lugar del encarcelamiento, así como adoptar otras alternativas relacionadas con la salud pública a la vigilancia y la guerra violenta contra las drogas.
  • Construir un mecanismo de integración norteamericana que incluya las voces de las comunidades indígenas, víctimas de la violencia armada y expertos en derechos humanos como parte fundamental de todos los planes regionales.
  • Aumentar las oportunidades económicas y reducir la violencia en las comunidades de origen; respetar los derechos humanos de los migrantes y poner fin a las políticas que promueven acciones arbitrarias y hostiles hacia los migrantes.

Muchas de nosotras y nosotros nos reuniremos en la Cumbre de la Paz en la Ciudad de México el 23 y 24 de febrero de 2023 para discutir sus respuestas a esta carta, desarrollar una agenda de acción multinacional y organizarnos en torno a las próximas elecciones en cada uno de nuestros países. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para crear el mundo que merecemos.

Gracias por su atención y por escuchar nuestras voces.

https://globalexchange.org/carta-a-biden-amlo-y-trudeau/

Por Editor

Deja una respuesta