Adolfo-Curbelo-Castellanos2A fines de diciembre fue noticia en todo el mundo el inicio de conversaciones entre los gobiernos de EEUU y Cuba. Pese a los más de 50 años de bloqueo, EEUU no pudo aislar a Cuba ni derrumbar su revolución social. Educación y Salud gratuita, son algunos de sus éxitos. Conversamos con Adolfo Curbelo Castellanos embajador de Cuba en Chile.

¿Cuándo parten las relaciones entre Cuba y Chile?

La relación se remonta a la época en que Cuba todavía peleaba por su independencia de España en la cual participan chilenos y juega un papel destacado Vicuña Mackenna en la lucha del pueblo cubano.
Los vínculos extraordinarios, también, a través de importantes referentes de Chile como Gabriela Mistral, quien escribió sobre Cuba y sobre Martí, y tuvo una admiración importante por el apóstol de la independencia de Cuba. También están los vínculos de Pablo Neruda con los grandes intelectuales cubanos.
Asimismo, cuando Cuba estuvo en peligro de ser invadida, luego de la revolución, cientos de chilenos se apuntaron para ir a combatir y defender a Cuba de una agresión de EEUU.
Están también las relaciones profundas que existieron entre el gobierno de la Unidad Popular y Cuba. Entre Allende y el comandante, líder de la revolución cubana, Fidel Castro.
Fue el gobierno de Salvador Allende quien restableció la relación con Cuba. Y esta relación se rompe nuevamente a partir de la dictadura de Pinochet. En ese momento, Cuba juega un papel importante de solidaridad con Chile. Las relaciones diplomáticas se restablecieron después con los gobiernos que asumieron con posterioridad a la dictadura.
No ha sido, entonces, una relación entre países que vivieron de espalda, ni mucho menos, todo lo contrario. Los ejemplos que yo he brindado es que a pesar de la distancia geográfica existe un vínculo muy importante.
Quiero mencionar que hay una cantidad creciente de chilenos que viajan a Cuba.
Sin contar a los miles de chilenos que vivieron en Cuba en la época de la dictadura, los que todavía permanecen en Cuba. Los chilenos y cubanos que viven allá o aquí.

adolfo


¿Cómo evalúa hoy, entonces, la relación diplomática entre Chile y Cuba?


Nosotros valoramos que la relación entre nuestros países es positiva, es fluida. Se ha logrado avanzar en la concreción de actividades específicas, la agenda bilateral está dotada de herramientas que permiten avanzar en diversos ámbitos. Estamos trabajando por la concreción de proyectos culturales de significación para los dos países con la certeza de que las relaciones entre Chile y Cuba son profundas.
Hay decenas de chilenos que viajan a Cuba todos los años. El año pasado viajaron casi 40 mil. Entonces me parece que hay una dinámica interesante que demuestra las potencialidades que existen.


Entiendo que una delegación chilena viajó a Cuba…


En el mes de noviembre del año pasado viajó una delegación muy importante de empresarios y de gobierno, de la cancillería, de la dirección de comercio, de la agencia de colaboración. Se activó la comisión administradora de un acuerdo comercial bilateral que existe entre los dos países. También se concretaron acuerdos de colaboración bilateral en materia de agricultura, por ejemplo. También hay intercambio en materia de salud, en algunos proyectos específicos, y se celebraron rondas de conversaciones de negocios. Asimismo, han viajado a Cuba personalidades importantes del Congreso, del gobierno, de agrupaciones. Nosotros apostamos por un proceso amplio de intercambio, en todas las esferas, y la labor de la embajada es facilitar y contribuir a este proceso.


La gran prensa habla que en Cuba no hay democracia ni derechos humanos ¿Hay democracia, hay derechos humanos?


Yo creo que para responder esa pregunta hay que decir algo que es imprescindible. Hay que recordar que en Cuba hubo una revolución profunda y de esencia anti imperialista que implicó una confrontación con EEUU. Por ejemplo, si usted conoce que el 75% de la tierra cultivable en Cuba estaba en manos de Norteamérica y que, con la revolución, se hizo la reforma agraria para entregarles justamente esa tierra a los campesinos. Usted comprenderá entonces que esa medida generó un rechazo absoluto del gobierno norteamericano. En esto está, en la misma génesis, el porqué de la política injerencista, de hostilidad, que aplicó el gobierno de EEUU desde el mismo comienzo. Entonces, EEUU se propuso aislar a Cuba y utilizó a la OEA la que impuso el aislamiento diplomático de Cuba de la región.
Como una manera de justificar o tener aval, incluso para invadir militarmente a Cuba, se inventó la falacia de que en Cuba se violaban los derechos humanos, que no había democracia y todas estas cosas. Fueron pretextos que permitieron justificar lo injustificable.
EEUU inventó la fábula de que de Cuba se habían ido el 20% de la población a Norteamérica. Pocos conocen que en el año 1958, antes del triunfo de la revolución, había más cubanos en EEUU que de toda América Latina junta, exceptuando los de México.
Para justificar que la situación en Cuba era tan precaria ellos inventaron también la famosa Ley de Ajuste cubano para permitir y estimular las salidas ilegales del país. Necesitaban justificaciones para sostener su política y las justificaciones se fueron derrumbando con el tiempo.
No podemos olvidar, además, que la ruptura de relaciones diplomáticas con la revolución cubana por parte de gobiernos latinoamericanos estuvo precedida también por el establecimiento, en casi toda la región, de sangrientas dictaduras militares. Estas dictaduras que asesinaron y mataron a cientos de miles de latinoamericanos contaban con el apoyo de EEUU.
Después de esos tiempos, se produce el restablecimiento de la relación diplomática de Cuba con los países de Latinoamérica. Se comienza a producir un rechazo absoluto y creciente al bloqueo de EEUU contra Cuba expresado en Naciones Unidas, mediante el voto de una resolución, que se ha presentado en más de 20 ocasiones, donde el apoyo latinoamericano es abrumador.
Recientemente, también los pueblos latinoamericanos rechazaron la exclusión de Cuba de la Cumbres de las Américas.
El hecho es que Cuba va a participar por primera vez este año en Panamá. Va a participar porque América latina dijo que no podía excluirse más a Cuba de una Cumbre de las Américas.
El argumento de los derechos humanos o la falta de democracia fue parte de la estrategia de EEUU para desacreditar la revolución.
Yo entiendo que puedan existir discrepancias pero Cuba tiene un sistema político escogido por su pueblo, de manera libre y soberana. Tiene una Constitución votada abrumadoramente en referéndum popular.
Entendemos nosotros que el ejercicio a la autodeterminación es un derecho inalienable del pueblo y que no existe un modelo exclusivo de organización de un país. Cada país tiene derecho, como lo dice la carta de Naciones Unidas, la declaración que adoptó la CELAC en La Habana, el derecho a elegir en paz y en libertad su propio sistema político, económico y social. Por tanto, es una prerrogativa de cada pueblo.
Nosotros entendemos que somos un país socialista, que entre cuyas premisas está buscar mayores cuotas de felicidad para nuestro pueblo. Que busca y ha logrado asegurar derechos fundamentales.
En primer lugar, el derecho a la vida con el acceso universal y gratuito a la salud, con el acceso universal y gratuito a la educación.
Estos derechos, que todavía en muchos países son sueños, se han conseguido gracias a la revolución social la que estableció como prioridad de su acción el pueblo.

adolfo2

 


¿Cómo ha sido posible que con el bloqueo de EEUU, y las dificultades económicas que esto ha generado, Cuba esté en el puesto 44, entre los mejores del mundo, con un Alto Desarrollo Humano de acuerdo al PNUD?


Yo creo que lo principal es tener voluntad política para resolver los problemas sociales más importantes. Cuba cerró el año pasado con un 4% de mortalidad infantil que es un indicador que asombra a mucha gente. Pero usted tiene que remontarse a cuál era la situación del país en 1959 cuando triunfa la revolución.

En Cuba lo primero que hizo la revolución fue una campaña contra el analfabetismo. Usted tiene que liberar a la gente de la ignorancia y la manera de hacerlo es darle las herramientas para que estudien para que conozcan porque el conocimiento es una manera de ser libre.
Martí lo decía, “ser cultos para ser libres”. No es posible que un ignorante pueda ser libre. Usted podrá tener más o menos dinero o recursos materiales, pero si usted es un ignorante de alguna forma es un esclavo.
Entonces la cultura, el conocimiento, la educación, son herramientas esenciales para la liberación del hombre.
Entonces el aseguramiento de estos recursos esenciales, la salud para todos, la vacunación, la reducción de la mortalidad infantil, el acceso gratuito a la educación; todo eso permite obviamente tener estos resultados.
No quiere decir que nosotros no tengamos problemas, porque sí tenemos problemas. Se han logrado todos esos avances con mucho esfuerzo.


Uno de los logros que más resaltan de Cuba es el alto nivel de su sistema de salud público y gratuito…


Cuba tuvo que esforzarse duramente, durante años, por formar a sus propios médicos y tenerlos en cantidades suficientes para atender a la población. Desarrollamos una política de atención de salud que apostara por la prevención y no por el combate mismo del mal o de la enfermedad. Como ve, la mejor manera de mantener saludable a un pueblo es evitar que se produzca la enfermedad. Entonces usted vacuna, usted tiene epidemiólogos para evitar una infección, tiene una política de prevención en materia de salud.
Hay todo un sistema de salud que comienza antes de que nazca el niño con la atención en los programas materno-infantil que buscan eliminar el bajo peso al nacer o la desnutrición. La alimentación es un factor fundamental. Es decir cuántas enfermedades se producen o se acentúan por carencias alimentarias que es un problema que Cuba tiene resuelto.
Sin embargo, nosotros entendemos que no es suficiente quedarse trancados en el país, en resolver los problemas de los cubanos, también hay que brindar solidaridad y ayudar a otros a que resuelvan estos problemas.


En Chile y muchos países de Latinoamérica cientos de jóvenes son becados para estudiar medicina gratuitamente en Cuba. También sorprendió que Cuba enviara brigadas de médicos a Haití ¿Por qué tanta solidaridad?


Porque partimos de la convicción profunda de que la solidaridad debe practicarse con hechos y no con palabras. De que la solidaridad es compartir lo que tenemos y no lo que nos sobra, que sería caridad.
Solidaridad incluso para combatir un fenómeno como el ébola que se da ahora en África y donde hay médicos cubanos que han ido allá, incluso arriesgando sus vidas. Hay un compañero que ya falleció.
Nosotros tenemos brigadas médicas cubanas en Haití y las tenemos en más de 80 países también. No lo hacemos para ganar méritos, sino en la convicción que tenemos que es imprescindible hacerlo.


Fernando Morais escribió el libro “Los últimos soldados de la guerra fría” por los cinco héroes cubanos. Sin embargo, hay un resurgimiento de la guerra fría. En América Latina hay avances pero también maniobras por derribar al gobierno de Venezuela ¿Cuál es su análisis?


Primero, yo creo que en América latina se han producido importantes y positivos cambios. La prueba de ello es el ascenso de gobiernos progresistas que han buscado un mayor acento en la justicia social, en resolver las grandes deudas sociales que venían de la época neoliberal donde predominó el enfoque y las recetas del FMI. Estos cambios tuvieron expresión a partir de la elección de líderes que expresaban la voluntad mayoritaria del pueblo de avanzar en una dirección de mayor justicia social, de mayor solidaridad, de la solución de los grandes problemas.
También hay que recordar el establecimiento de la CELAC, de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, hay que recordar el nacimiento de UNASUR. Yo creo que América latina ha crecido para hablar cada vez más, con voz propia en los foros multilaterales.
Sobre Venezuela, la posición de Cuba, ante cualquier amenaza o intento de injerencia contra gobiernos latinoamericanos legítimos, es de rechazo y es de condena a cualquier maniobra que apunte a derrocar, subvertir o promover violencia o golpes de estados. Cuba no sólo rechaza sino que ha manifestado su solidaridad irrestricta con Venezuela y con la revolución bolivariana.
Nosotros pensamos que en América Latina prevalece un sentimiento, cada vez de mayor comprensión, de la necesidad de avanzar juntos para resolver los problemas comunes que tenemos.


Sin embargo, la situación se complica…


Yo creo que vivimos en un mundo complejo y lleno de desafíos y de enormes dificultades. Si usted ve lo que ocurre en Europa, los peligros para la paz mundial, con la situación que hay allí, en determinados lugares, es realmente muy preocupante. Si usted ve lo que hay en medio oriente como resultado de las políticas de EEUU y de otros países que han financiado a los que hoy pretenden combatir y que fueron creaciones para derrocar al gobierno legítimo de Siria; o la situación inadmisible de Palestina que Cuba ha defendido históricamente en todos los foros bilaterales.
Los problemas que enfrenta hoy la humanidad en materia de cambio climático, es decir hasta cuándo podrá el planeta resistir la irresponsabilidad de aquellos que no cumplen sus obligaciones medioambientales y continúan comprometiendo la vida de todo el planeta. Son desafíos globales que requieren de soluciones globales y que nos afectan a todos y que son grandes problemas que tiene la humanidad.
Si Usted ve hoy las enfermedades como el ébola y la posibilidad real de que un virus tan mortal como ese se propague por el mundo. Esa es la razón por la que Cuba fue ahí, al lugar donde estaba el problema, para combatirlo y que necesita de la cooperación internacional.
Creemos que el planeta es de todos, y todos tenemos responsabilidades y deberes que cumplir para cuidarlo y protegerlo.
Que la paz es esencial para la coexistencia y hoy la paz no está garantizada. O sea cuando usted ve que la guerra es parte de nuestra realidad, que continúan muriendo personas, que se continúan vendiendo miles de millones de dólares en armamento, que se producen rearmes extraordinariamente sofisticados y lucrativos para grandes empresas.
Nosotros creemos que la lucha por la paz es un deber de todos y Cuba la asume. Por tanto América latina puede y debe jugar un papel de ejemplo y de aportar a que estas aspiraciones puedan alcanzarse.


Sorprendió en diciembre la noticia del diálogo entre EEUU y Cuba para terminar el bloqueo…


Esto no es un diálogo para terminar sólo con el bloqueo, esto fue un anuncio que tiene varias partes y una de ellas es el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU.
Cuba aclaró muy bien, desde el principio, que el problema fundamental es el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EEUU a Cuba. Creemos que el presidente Obama debe hacer uso de sus prerrogativas presidenciales para levantar un grupo de restricciones que existen hoy al comercio, al movimiento de personas, que pueden aportar en la lucha contra el levantamiento del bloqueo. Entonces aquí nosotros no estamos hablando de la normalización de la relación, ni puede hablarse de normalización, hasta tanto que el bloqueo no sea levantado.
Creemos también que EEUU debe retirar a Cuba de la lista de países terroristas o que practican el terror porque, a parte que es mentira, es una falacia. Es un pretexto para mantener este tipo de políticas agresivas. Creemos que EEUU debe renunciar a la subversión en Cuba y a mantener programas para subvertir el gobierno o la institucionalidad cubana. Creemos que EEUU debe devolverle a Cuba el territorio ilegalmente ocupado de Guantánamo y donde tiene bases militares instaladas. Yo menciono estos ejemplos y de alguna manera los refiero al discurso que pronunció nuestro Presidente en San José, Costa Rica, en la cumbre de la CELAC, donde él traza y delinea muy bien las pautas de lo que esto debe ser.
Creemos que el bloqueo debe ser levantado de manera unilateral, de la misma forma unilateral en que fue impuesto. Que no puede establecerse ningún tipo de condicionamiento a Cuba, mucho menos asociado a cuestiones que son de la exclusiva competencia de la soberanía popular.
Por lo tanto, aquí no hay ninguna negociación que implique que Cuba cambie de sistema político u organización del Estado. Esto es de la exclusiva competencia del pueblo cubano y no está en ninguna mesa de negociación.
Cuba no renunciara a ninguno de los principios ni valores que ha impulsado y propugnado durante todos estos años. Es decir, que la esencia de la política exterior cubana continuará siendo antiimperialista, continuará siendo solidaria, continuará defendiendo las causas justas, continuará abogando por un mundo sin guerras, sin agresión, ni injerencia en los asuntos internos, es decir que aquí no hay modificación ninguna.
Estamos apenas iniciando un camino que creemos va a ser largo, que va a ser complicado, que algunos van intentar sabotearlo.
Pensamos y vamos a trabajar de buena fe en el entendido de que existen profundas diferencias entre los gobiernos de Cuba y EEUU.
Como dijo nuestro Presidente, tenemos que aprender el arte de la convivencia sabiendo que hay diferencias profundas entre los dos países que, como decía, no están en discusión.


Finalmente, seguirá el sueño de construir el socialismo en Cuba

Sin duda, yo creo que nosotros no tenemos alternativa y la alternativa a eso es realmente dejar de ser lo que somos y no creo que por la cabeza de nadie pase una cosa distinta. Otro tema es lo que algunos puedan pensar, pero la decisión del pueblo cubano es defender lo que tiene.
Tenemos desafíos grandes que debemos resolver, no decimos que todo lo tenemos resuelto, pero comprendemos que hay que buscar la manera, con inteligencia, constancia, para ir resolviendo los problemas que enfrentamos hoy.

Por Pablo Ruiz

Por Editor

Deja una respuesta

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com