Este 11 de julio  se celebró en Chile el Día del Periodista. El Colegio Metropolitano ha señalado que «ha sido un año duro para nuestro pueblo y los y las periodistas somos parte de él. Este aniversario nos plantea no solo reflexiones sino una acción dedicada y decisiva ante la ética , el pluralismo informativo, la precariedad laboral y tantas otras materias que nos demandan hoy».

La Revista El Derecho a Vivir en Paz quiere compartir los siguientes materiales para una mayor reflexión sobre el periodismo y el uso que hoy se da la información a favor de la paz y los derechos humanos o a favor de la violencia y o la guerra.


Audio: Lawfare y Medios, entrevista con la periodista argentina Cynthia García de Argentina, en el Programa Todas las Voces, conducido por Sixto Valdez y Pablo Ovín, y trasmitido este 11 de Julio por RadioCut


La información como arma de guerra: La palabra que mata

Por: Stella Calloni

América Latina está siendo invadida silenciosamente en varios frentes: político, económico, militar, científico, cultural, lo que tiene un centro coordinador común: los medios masivos de comunicación, en momentos en que la información se ha transformado en un arma de destrucción masiva.

En los permanentemente renovados esquemas de seguridad nacional de Estados Unidos, la manipulación informativa se ha convertido en el arma más poderosa que antecede al disparo de los misiles y a los bombardeos.

Ahora la palabra mata, oculta crímenes brutales bajo envolturas de mensajes muy bien preparados, en diseños de guerras reales y cibernéticas, con comandos especializados, con criminales atípicos, que no llevan armas sino discursos mediáticos tan destructivos como un misil.

Porque el periodismo actual debe entender que si la palabra mata, o sirve a los más brutales diseños de genocidio o exterminios masivos-cuyo mejor y trágico ejemplo es hoy Irak- el que dispara esa palabra que matará, es tan criminal como el que deja caer la bomba asesina, sobre todo aquellos que está bajo fuego del terrorismo de Estado mundial…

(Este es un extracto del artículo que fue publicado integramente en CUBADEBATE en el 2007 pero mucho de los planteamos de la Periodista Stella Calloni siguen vigentes).


Periodismo y lucha de clases

Por Camilo Taufic

Este libro tiene por objeto destruir un mito: la inocencia de la información. Afirma que las noticias son mandatos; el periodismo, una forma de dirección social. Hasta nuestras conversaciones personales se proyectan como una sutil influencia sobre él medio circundante. Se informa, en definitiva (se escribe, habla o exhibe una película), para dirigir.

No siempre se logra. La información determina las decisiones de quienes la reciben sólo cuando éstos la aceptan, y lo grave es que en la sociedad contemporánea se perfeccionan hasta límites inauditos los medios para imponer esta aceptación, mientras paralelamente disminuyen y se anulan las defensas de quienes deben concederla. Podemos ser dirigidos por la prensa sin advertirlo. Y no existe en ningún diario la información por la información; se informa para orientar en determinado sentido a las distintas clases y capas de la sociedad, y con el propósito de que esa orientación llegue a expresarse en acciones determinadas.

No estamos, sin embargo, indefensos ante la comunicación masiva. Podemos evitar que pequeños grupos manipulen nuestras conciencias a través de ella, estableciendo la propiedad social (de todo el pueblo) sobre los medios e instrumentos que la producen; el control democrático sobre su contenido. Este trabajo quiere entregar una visión de conjunto, orgánica y sintetizada, de los problemas que implica este acto de liberación; sus causas y efectos.

El asunto presenta un aspecto teórico y otro técnico; uno social y otro político; uno económico y otro cultural e histórico, Se los ha considerado en un enfoque global, teniendo presente que A paso de los medios de comunicación de manos de los monopolistas a manos del pueblo no se llevará a cabo si no es como parte de un proceso revolucionario general, que abarque a la sociedad en su conjunto.

El libro consta de tres partes. En la primera hemos desarrollado la tesis de la unidad de los procesos de información y dirección social, a partir de los principios teóricos de la cibernética, que ofrecen un método novedoso para poner en evidencia la oculta manipulación de la opinión pública por los grandes medios de comunicación masiva. Describimos allí mismo el uso de los diferentes instrumentos de información en la lucha de clases, a través de las relaciones de propiedad que se establecen sobre ellos y registramos las proyecciones de su integración en un sistema único de comunicaciones, al servicio de la ideología dominante en una sociedad determinada.

La segunda parte está abocada a la información periodística diaria como una forma de poder político, no menos efectiva por menos estudiada, y su rol en los distintos sistemas económicos sociales contemporáneos. Los diferentes conceptos y realidades de la libertad de prensa en los países capitalistas o socialistas nos sirven de base aquí para explorar la naturaleza del sistema de comunicaciones en una u otra formación social. Creemos que la confrontación resultante permitirá apreciar mejor algunas de las tesis teóricas planteadas a lo largo del libro. Asimismo, nos referimos en particular al papel del periodismo en los países subdesarrollados, que nos permite estudiar algunos aspectos más evidentes del dominio ideológico y cultural que se ejerce a través de los medios de información.

La tercera parte pretende entregar antecedentes que lleven a una mejor operatividad de los medios de comunicación al servicio de las fuerzas progresistas. Para ello se refunden diversas investigaciones sobre las características del auditorio y las particularidades de su estructura, tema generalmente dejado de lado en los estudios sobre periodismo, y, asimismo, se aborda la naturaleza de la actividad periodística y el papel político desempeñado por los profesionales de la prensa, temas ambos en que predomina una extendida mistificación.

Hemos escrito los diferentes capítulos con la dará conciencia de que sólo compilamos, integramos, adaptamos, expurgamos y reenfocamos desde una perspectiva marxista las investigaciones directas de otros autores de muy diversas tendencias, desconocidas generalmente por los cuadros políticos y técnicos que deberían llevar a cabo las transformaciones que proponemos, así como por las grandes masas de lectores, auditores y espectadores de la comunicación masiva, cuyos intereses quisiéramos interpretar.

Creemos haber dado nueva vida, también, a ciertos conceptos fundamentales de la teoría de la información, cuyas conclusiones son harto más revolucionarias que las anticuadas ideas sobre libertad de prensa y el uso de los medios masivos prevalecientes aún, incluso en algunos sectores políticos e intelectuales de avanzada. Sin modificar previamente estas viejas concepciones no se abrirá paso el nuevo periodismo al que aspiramos.

LEER Y DESCARGAR EL LIBRO: “PERIODISMO Y LUCHA DE CLASES” de Camilo Taufic


Por Editor

Deja una respuesta

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com