¡No a la guerra de EEUU contra Venezuela!

No podemos permanecer calladas/os ante la última agresión de Estados Unidos contra el pueblo venezolano. 

PDF Afiches VENEZUELA

Nicolás Maduro es el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, elegido dos veces por el pueblo como parte de un proceso electoral observado internacionalmente. Desde la elección de Hugo Chávez en 1998, Estados Unidos ha sido implacable en su afán de cambiar el régimen en Venezuela. Con Donald Trump en la Casa Blanca, estos esfuerzos se han intensificado con amenazas de violencia militar a gran escala, el saqueo de miles de millones de dólares en riqueza del pueblo venezolano e impulsando múltiples mentiras escandalosas en los medios globales de comunicación.

Durante cientos de años, los Estados Unidos han librado una guerra contra los pueblos del mundo a través de golpes de estado, invasiones y guerras económicas. Juan Guaidó es un títere de los Estados Unidos. No representa las masas venezolanas. La idea de que una persona puede auto juramentarse como presidente en un mitin en interés de “defender la democracia”, es risible. La derecha en Venezuela afirma que las elecciones bolivarianas están amañadas porque se niegan a participar en ellas. En su lugar, se dedican a la intimidación de votantes mediante el empleo de la violencia con reminiscencias del terrorismo Jim Crow contra las/os afroamericanos en el sur profundo de los Estados Unidos

La manipulación de la moneda y las sanciones lideradas por los Estados Unidos son las responsables del sufrimiento en Venezuela. Marco Rubio y los medios de comunicación de la derecha guían a la oposición venezolana desde Miami. Estados Unidos no puede tolerar que ningún país del planeta pueda disfrutar de su riqueza natural o del fruto de su esfuerzo laboral independiente de Wall Street y el Pentágono. Está comprobado que Venezuela tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo y es rica en oro y otros minerales valiosos. El arquitecto de la guerra de Irak, John Bolton, dijo que el cambio de régimen en Venezuela sería una gran oportunidad para obtener más ganancias para Wall Street. Y sabemos que es cierto.

Desde la Revolución Bolivariana en 1998, se han dado pasos agigantados para elevar la clase trabajadora, las/os afrovenezolanos y las poblaciones indígenas en Venezuela. Los trabajadores pobres han logrado enormes avances porque el gobierno implementó políticas y promulgó leyes para combatir el racismo, el sexismo, la homofobia y la desigualdad económica. A pesar de las sanciones y el sabotaje, Venezuela ha mantenido un sistema transparente y democrático a través de muchas elecciones. Venezuela brinda ayuda a personas con dificultades en todo el mundo a través de combustible subsidiado y liderando el camino con leyes laborales progresistas. Sus logros son parte de la lucha global emprendida por los trabajadores y los oprimidos contra los capitalistas más ricos y poderosos del planeta.

Por lo tanto, exigimos que:

  • Estados Unidos cese de inmediato todas las acciones hostiles contra la República Bolivariana de Venezuela: levante  todas las sanciones, deje de respaldar un golpe de estado, cese los esfuerzos para destruir la economía venezolana y respete el derecho del pueblo venezolano a la libre determinación.
  • Todos los países involucrados en el saqueo de la riqueza venezolana devuelvan inmediatamente lo que han robado al gobierno elegido democráticamente de Venezuela y a su pueblo.
  • Wall Street pague reparaciones inmediatamente al pueblo venezolano por su sufrimiento bajo las sanciones genocidas y la manipulación de la moneda.

En el espíritu internacionalista y liberador de Simón Bolívar, nos comprometemos a movilizarnos y luchar por el derecho a la soberanía de Venezuela, entendiendo que los logros y beneficios obtenidos durante la Revolución Bolivariana son ganancias para todas/os los trabajadores y oprimidos del mundo.

Fuente: https://www.nowaronvenezuela.org/espanol/

 

 

Pin It

Deja un comentario