Guatemala: ¡La búsqueda de la verdad y la justicia bajo ataque!

La búsqueda de la verdad con justicia está bajo ataque nuevamente en Guatemala. Actualmente, una propuesta en el Congreso busca reformar la Ley de Reconciliación Nacional de 1996 y otorga una amnistía inmediata a los autores de violaciones de derechos humanos durante el conflicto armado de 36 años.

La Ley de Reconciliación Nacional que surgió después de que se firmaron los Acuerdos de Paz y que excluye la amnistía por crímenes de lesa humanidad (desaparición, genocidio y tortura) ha sido fundamental para allanar el camino para los juicios claves que han tenido lugar en los últimos años en Guatemala.

Entre 2008 y 2018, más de 30 oficiales militares y de la patrulla de defensa civil han sido condenados por violaciones a los derechos humanos, más de una docena de casos están pendientes y un número abrumador de personas condenadas o en espera de juicio son graduados de la Escuela de las Américas.

En SOA Watch, sabemos que sin la verdad no puede haber justicia y que la propuesta de Ley de Amnistía es un ataque directo a los sobrevivientes y víctimas del conflicto armado y el genocidio que dejó más de 200,000 muertos y más de 45,000 desaparecidos en Guatemala.

Nos solidarizamos con los sobrevivientes y las víctimas del conflicto armado y el genocidio al rechazar la propuesta de Ley de Amnistía que sólo garantizaría la impunidad. Cualquier modificación sería una violación directa de la Constitución guatemalteca y los Acuerdos de Paz de 1996, y representaría un revés paralizante para las familias que, durante más de 30 años, han exigido justicia por violaciones de derechos humanos.

Algunos de los casos que serían impactados inmediatamente por la Ley de Amnistía, si se aprobara, incluyen la quema de la Embajada de España, CREOMPAZ, la Masacre de las Dos Erres, el Juicio por Genocidio, Marco Antonio Molina Theissen, la masacre de Río Negro y Sepur Zarco. Justo ayer, las mujeres Maya Achi, sobrevivientes del conflicto armado, presentaron una orden judicial para impugnar la ley de amnistía propuesta. La reforma a la Ley de Reconciliación Nacional se produce en medio de una crisis en curso en la lucha contra la corrupción.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, ha tomado medidas alarmantes e inconstitucionales para consolidar el poder de las redes criminales en Guatemala durante las últimas semanas. El 7 de enero, Morales declaró de manera unilateral e ilegal el cierre de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) de las Naciones Unidas, que ha logrado avances notables, en la última década, en la investigación y enjuiciamiento de redes criminales y corrupción en Guatemala.

La CICIG desempeñó un papel clave en el procesamiento del caso de corrupción masiva de 2015 que resultó en que el graduado de Escuela de las Américas, el entonces presidente Otto Pérez Molina, finalmente fueran acusados ​​de cargos de corrupción y encarcelados, así como en muchos otros casos. Más recientemente, en una acción independiente para defender el estado de derecho, el Tribunal Constitucional de Guatemala suspendió la acción del Presidente Morales, considerándola inconstitucional.

El tratado que establece la CICIG no le otorga al presidente el poder de cerrarla repentinamente. Sin embargo, en lo que claramente parece ser un acto de retribución, la Corte Suprema de Justicia dictaminó, el 9 de enero, iniciar un juicio político contra varios jueces de la Corte Constitucional.

El gobierno de Morales también ha desafiado las órdenes del Tribunal Constitucional de la nación al ordenar a los oficiales de migración que bloqueen la entrada del personal de la CICIG, lo que lleva a que un investigador de la CICIG sea detenido ilegalmente 24 horas en el aeropuerto y enfrenta con esto, al mismo tiempo, a las instituciones estatales entre sí.

En respuesta, el 9 de enero, SOA Watch se unió a otras 15 organizaciones líderes -incluidas nuestras organizaciones hermanas, la Red de Liderazgo Religioso de Chicago en América Latina, la Comisión de Derechos Humanos de Guatemala y la Red de Solidaridad con el Pueblo de Guatemala- firmando una carta  de preocupación con respecto a las recientes acciones tomadas por el gobierno de Morales, en lo que equivale a un golpe “técnico”, así como para reiterar nuestro apoyo público a la CICIG.

El ataque a la independencia del Tribunal Constitucional de Guatemala amenaza con aumentar aún más la impunidad y la corrupción desenfrenadas con que las redes criminales pueden operar en Guatemala. Pone en riesgo a los indígenas, campesinos, movimientos sociales y sobrevivientes de los 36 años de conflicto armado, y que fue respaldado por Estados Unidos, ya que se enfrentan a un nivel escandaloso de criminalización por parte de los tribunales por defender sus tierras del saqueo corporativo y exigir justicia. Numerosos líderes comunitarios ya están encarcelados como presos políticos, y sólo en 2018 más de una docena de defensores de los derechos humanos y de la tierra han sido asesinados en Guatemala.

En solidaridad,

SOAWatch

 

 

Pin It

Deja un comentario