No al golpe de Estado estadounidense en Venezuela; Sí a la soberanía del pueblo

El 23 de enero de 2019, Juan Guaidó se declaró a sí mismo presidente de Venezuela luego de una llamada telefónica del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence. Al hacerlo, los EEUU y Guaidó están intentando un golpe de Estado para lograr el objetivo de Washington de eliminar a Nicolás Maduro de la presidencia de Venezuela.

El presidente Donald Trump, el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo, el asesor de seguridad nacional John Bolton, el senador Marco Rubio y el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, están trabajando arduamente con la oposición venezolana, y con otros gobiernos de derecha en todo el mundo, para llevar a cabo un golpe de Estado contra este país latinoamericano.

Un artículo reciente de Mint Press News relató el ominoso papel histórico de Elliott Abrams, que es un ejemplo de la desastrosa política de intervención de Estados Unidos en América Latina. “Abrams es conocido por supervisar la política encubierta de Estados Unidos de armar escuadrones de la muerte de derecha durante la década de 1980 en Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Su papel principal en el golpe de Estado de Venezuela ha avivado los temores de que otra guerra de poderes empapada de sangre podría estar en camino”.

Hoy, los líderes mundiales de todo el mundo se reunieron en Montevideo, Uruguay “para establecer las bases de un nuevo mecanismo de diálogo que incluya a todas las fuerzas de Venezuela para ayudar a restablecer la paz en ese país”. En lugar de participar en estas reuniones y acordar para dialogar, el gobierno de Trump está amenazando con una invasión militar en Venezuela y Guaidó está pidiendo a los militares que desafíen su compromiso con la Constitución venezolana.

Si bien la gran mayoría de los congresistas de los Estados Unidos han estado peligrosamente callados ante las políticas ilegales de Trump para el cambio de régimen en Venezuela, ¡No nos quedaremos callados! y solicitamos a la base de SOA Watch y aliados de todo el hemisferio a solicitar a sus congresistas que se opongan y denuncien la intervención militar, económica o política de los Estados Unidos en Venezuela.

Esta no es la primera vez que el gobierno de los Estados Unidos ha intentado usar la fuerza para derrocar al gobierno venezolano. El 12 de abril de 2002, la oposición de Venezuela recibió apoyo estadounidense, en complicidad con algunos militares, incluido el graduado de la Escuela de las Américas, el general Efraín Vázquez, para orquestar un golpe de estado de 48 horas en Venezuela que intentó eliminar a la fuerza al Presidente Hugo Chávez.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ante la Organización de Estados Americanos (OEA) en 2004, el gobierno venezolano denunció públicamente el papel del gobierno de Estados Unidos y de las organizaciones estadounidenses en el intento de golpe de Estado de 2002. Ese mismo año, el fundador de SOA Watch y el miembro del personal de SOA Watch, Roy Bourgeois y Lisa Sullivan, respectivamente, se reunieron con el presidente Hugo Chávez. Luego de la reunión, el presidente Chávez decidió retirar a los soldados venezolanos de la capacitación en la Escuela de las Américas, también conocida como la “Escuela de Asesinos”.

Sin lugar a dudas, los EEUU y sus agencias tienen un largo historial de intentos de socavar la democracia en Venezuela. Este intervencionismo imperialista de los Estados Unidos está en flagrante violación de las cartas de las Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos, que reconocen los principios de soberanía nacional, solución pacífica de controversias y prohíben las amenazas o el uso de la fuerza contra otras naciones.

En una declaración emitida el 29 de enero de 2019, el National Lawyers Guild escribió: “Fomentar directamente un golpe de Estado en una nación soberana no sólo es ilegal y directamente rechazado por la comunidad internacional, sino que socava fundamentalmente cualquier preocupación  sobre la interferencia de otras naciones en las elecciones de Estados Unidos”.

Por las razones antes mencionadas, SOA Watch rechaza y condena la intervención y las amenazas militares que Estados Unidos continúa haciendo contra Venezuela. También rechazamos las sanciones económicas que el gobierno de Trump ha decretado contra Venezuela; sin duda, tendrán el mayor efecto en el pueblo venezolano, lo que debilitará su capacidad para acceder a alimentos y medicamentos que deben comprarse en el extranjero. Es el pueblo de Venezuela quien debe determinar su futuro, no los poderes económicos que están en Washington, DC.

En solidaridad,

SOA Watch

Pin It

Deja un comentario