Honduras: Exigimos justicia para Berta Cáceres

Este  viernes 27 de julio, un tribunal hondureño celebrará una audiencia para decidir qué pruebas se utilizarán en el juicio de los primeros ocho hombres acusados ​​del asesinato de Berta Cáceres. Esta audiencia clave dará forma al ensayo e impactará significativamente en su resultado.

Sin embargo, hasta la fecha, la fiscalía se ha negado reiteradamente a cumplir con las órdenes judiciales de entregar una gran cantidad de pruebas tanto a los abogados de los hijos de Berta como a los abogados defensores. Esto equivale a desacato al tribunal.

Al menos cinco veces en la fase previa al juicio, las audiencias se suspendieron porque el fiscal no había entregado la información necesaria.

Es extremadamente alarmante que la audiencia para determinar qué pruebas se utilizarán en el juicio pueda tener lugar sin que el Ministerio Público haya presentado pruebas importantes.

La evidencia que el Ministerio Público se ha negado a proporcionar incluye:

– Evidencia incautada durante el allanamiento de la oficina de DESA, incluido el requisamiento de computadoras, tablets, y otros dispositivos de almacenamiento electrónico.

– Evidencia incautada durante el allanamiento de la casa del Mayor del Ejército Mariano Díaz, que incluye extracciones de información en una computadora, discos duros y otros dispositivos electrónicos.

– Evidencia incautada durante las redadas de otros lugares asociados con los acusados.

Además, la información de la mayoría de los teléfonos celulares incautados por el Ministerio Público, incluido el teléfono celular del Mayor del Ejército Mariano Díaz, nunca se ha proporcionado en el reclamo de que no se puede extraer.

La retención de información significativa fomenta la impunidad de los autores intelectuales y la estructura criminal detrás del asesinato de Berta Cáceres y viola el derecho de las víctimas a la verdad y la justicia.

También viola los derechos de los acusados ​​de preparar y presentar una defensa, creando las bases para que los acusados ​​apelen una condena al reclamar la violación del debido proceso.

Esta táctica se ha utilizado en otros lugares para fomentar la impunidad de crímenes políticamente motivados y de alto perfil.

El tribunal de primera instancia debe decidir este viernes si celebrar la audiencia y proceder al juicio con tanta información negada a las víctimas y los abogados defensores o si declarar al Ministerio Público en desacato al tribunal y suspender la audiencia hasta que se proporcione la información.

Además, existe la preocupación de que el tribunal pueda limitar la evidencia permitida para ser utilizada en el juicio a un examen de los hechos del 2 de marzo de 2016, el día en que Berta fue asesinada.

Es importante que el juicio considere la persecución sistemática que enfrentó Berta Cáceres en su papel de líder del movimiento social y defensora de los derechos humanos.

La violencia sistemática, las amenazas y las agresiones contra los miembros de Berta y COPINH que se oponían a la represa de Agua Zarca apuntan a una estructura criminal en la cual aquellos que enfrentan este juicio son los actores de un nivel más bajo.

Es importante que los abogados de la familia de Berta puedan presentar pruebas, incluido el análisis de testigos expertos del contexto en el que ocurrió el asesinato de Berta y la naturaleza sistemática de las amenazas y agresiones que ella y COPINH enfrentaron.

Según el análisis de un grupo internacional de expertos (GAIPE), la porción de evidencia que se dispone apunta a autores intelectuales que aún no han sido acusados. Por lo mismo, es importante que toda la evidencia se proporcione a los equipos legales y que la investigación del asesinato de Berta no se detenga con los que actualmente enfrentan cargos; todos los autores intelectuales deben ser identificados.

SOAWatch

Carta Internacional por el Respeto al Debido Proceso de Justicia para Berta Cáceres

Honorable Magistrado Rolando Argueta Pérez

Presidente Corte Suprema de Justicia

Las organizaciones internacionales firmantes le escribimos para expresar nuestra grave preocupación con respecto de los procedimientos legales en el caso de Berta Cáceres, defensora de los derechos humanos y lideresa muy reconocida y respetada a nivel nacional e internacional, asesinada el 2 de marzo de 2016. La violencia y criminalización antes de su muerte, documentada y denunciada por parte de Berta, ilustran claramente los patrones de represión contra comunidades indígenas y personas defensoras de los derechos humanos que tienen lugar con frecuencia en Honduras y la región.

Como es de su conocimiento, mañana, viernes 27 de julio, el tribunal de Tegucigalpa presidirá la Audiencia de Proposición de Pruebas de ocho de los nueve hombres acusados ​​del asesinato de Berta Cáceres. Esta audiencia clave dará forma al juicio oral y público y tendrá un impacto significativo en su resultado. Sin embargo, existen preocupaciones fundadas de que la fiscalía llevando el caso esté socavando la posibilidad de justicia al retener pruebas que la ley hondureña exige se pongan a disposición de los abogados. El no cumplir con esta garantía procesal podría proporcionar motivos para apelar cualquier decisión judicial en el futuro.

Además, la evidencia que hace falta podría incriminar a los autores intelectuales del crimen y proveer los fundamentos para acusarlos.

La evidencia reunida en los últimos dos años es convincente. Aunque todavía falta que sus tribunales la evalúen y determinen su valor probatorio, parece demostrar un patrón de acciones violentas por parte de empresarios influyentes que emplearon sicarios, fuerzas de seguridad privada y fuerzas de seguridad del Estado para promover violencia, intimidación, campañas de desprestigio y el enjuiciamiento falso contra comunidades y líderes indígenas -así como contra quienes abogan por ellos-, con el objetivo de despojar a las comunidades de sus territorios el agua y su derecho de defenderlos.

En la audiencia de mañana, el fiscal, los abogados defensores y los abogados que representan a la familia de Berta y al COPINH deben presentar las pruebas que pretenden utilizar en el juicio. Sin embargo, hasta la fecha, la fiscalía se ha negado reiteradamente a cumplir con las órdenes judiciales de entregar la mayoría de las pruebas que ha reunido en la investigación, lo que ha resultado en la suspensión de al menos 5 audiencias previas al juicio. Esto parecería constituir desacato al tribunal y obstrucción de la capacidad de las víctimas y de los acusados para formular sus estrategias en el juicio.

Es extremadamente alarmante que la audiencia pueda tener lugar en estas condiciones. Los abogados han solicitado acceder a las pruebas reunidas en las investigaciones ordenadas por el tribunal, incluyendo computadoras, tabletas digitales, cámaras fotográficas y otros dispositivos de almacenamiento electrónico incautados durante el proceso de investigación, así como documentos de importancia recogidos durante los allanamientos realizados.

El tribunal de primera instancia debe decidir el viernes 27 de julio si procederá la audiencia a pesar de que la fiscalía no cumpla con las órdenes judiciales, o, de lo contrario, si debe de suspender la audiencia hasta que se proporcione la evidencia requerida a las partes. Como defensores de la justicia y la garantía de los derechos humanos, insistimos en que los tribunales hondureños garanticen el debido proceso en este caso paradigmático.

Sinceramente,

Plataforma Internacional contra la Impunidad – Internacional

Protection International – Mesoamérica

Centro de Investigación para la Prevención de la Violencia en Centroamérica, CIPREVICA – Centroamérica

Atlantic Region Solidarity Network – Canadá

Common Frontiers – Canadá

Mining Injustice Solidarity Network – Canadá

MiningWatch Canada – Canadá

Rights Action – Canadá/Estados Unidos.

Asociación de familiares de detenidos desaparecidos de Guatemala, Famdegua – Guatemala

Bufete de los Pueblos Indigenas – Guatemala

Centro Para la Acción Legal en Derechos Humanos, CALDH – Guatemala

Hijos e hijas por la identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio – Guatemala

Instituto Amaq’ – Guatemala

Prensa Comunitaria Km. 169 – Guatemala

Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos de Guatemala, UDEFEGUA – Guatemala

Guatemala Human Rights Commission – Estados Unidos.

JASS (Just Associates) – Estados Unidos.

Share Foundation – Estados Unidos.

The Human Rights Defenders Project – Estados Unidos.

26 de julio de 2018

Pin It

Deja un comentario