Resumen: La Hegemonía y la Dominación*

Debemos entender el asunto de la hegemonía a partir de una estructura organizacional muy bien pensada. Hoy, esta estructura o superestructura tiene un vértice superior donde están los Estados Unidos.

Siempre ellos dicen, EEUU, que América Latina es su “patio trasero”. El problema es que somos 33 patios traseros, si fuéramos uno solo, enfrentando a la hegemonía capitalista del imperio norteamericano, sería otra la historia.

¿Qué factores hegemónicos tenemos?

La Hegemonía Cultural del imperio que nos hace creer que el mundo occidental, el modelo cristiano, no es posible si no con la base cultural que nos imponen, desde la forma de vestir, de caminar, de expresarnos. La hegemonía cultural es un elemento quizás el más importante y el más influyente. 

La Hegemonía Nuclear: Cuando Trump acepta conversar con el presidente norcoreano, Kim Jong-un, estamos viendo un cambio en el mundo. Eso es, EEUU o el imperialismo no respeta, hoy en día, a los países que no posean capacidad nuclear.

El mundo va entrar ahora en una época de mucha dificultad, sobre asuntos tan importantes como es la seguridad de todas nuestras naciones y de todos los pueblos del mundo, frente a la posibilidad de una posible catástrofe nuclear iniciada, por supuesto, por los EEUU. Lo que sí podemos tener por seguro es que ni China, ni Rusia, ni India, ni Pakistán, van a comenzar una guerra de este tipo.

De manera que, hoy, la hegemonía nuclear está en plena disputa, ya no está claro de que EEUU tenga las manos sobre los controles nucleares en el mundo. ¿Esto es más peligroso? Creo que es más peligroso EEUU con todo el poder cultural, político, económico y, sobretodo, con el poder de detonar o no detonar el Armagedón. Así que veo como positivo el hecho de que se está dando algún margen de equilibrio en el tema de la hegemonía nuclear.

En materia de Hegemonía Financiera el mundo está cambiando, afortunadamente para bien, diría yo, porque no hay solamente el poder, o el eje financiero, que emana del eje de la Bolsa de Tokio, Bolsa de Londres y Bolsa de Nueva York, ya comienzan a tener competencia de otros actores mundiales.

Hegemonía Alimentaria: Ha sido un gran logro que tribunales, incluso en EEUU, hayan condenado a Bayer-Monsanto; que debe ser una de las asociaciones más grandes de empresas, más perversas, que ha conocido la historia de la humanidad. Monsanto enferma a la gente y Bayer trata de curarla. Hoy, son cuatro empresas en el mundo que dominan la tecnología de las semillas transgénicas. La seguridad alimentaria del mundo está en peligro.

Hegemonía Energética: Es bien sabido que EEUU y Europa pretenden dominar no solamente las fuentes, sino las rutas de energía dado que el petróleo, supuestamente, se acaba. Entonces, quieren dominar lo que queda de petróleo para seguir acumulando “capital” para la llegada del Nuevo Orden Energético Mundial.

Hegemonía por las Rutas: Está a punto de detonar un conflicto en el Estrecho de Ormuz por Israel y Arabia Saudita enfrentados, geopolíticamente, por razones incluso culturales y religiosas, contra Irán. También estamos viendo la guerra de Arabia Saudita, y otros países árabes, contra Yemen, precisamente por intentar predominar sobre el paso del Adén.

Hegemonía Cibernética: Es la capacidad extraordinaria de ejercer influencia sobre el desempeño en materia de desarrollo, intercambio y conocimiento. Sabemos que esto está, prácticamente, concentrado en no más de diez países. Afortunadamente, China y la India están entre estos países.

Hegemonía de las Drogas: EEUU, por ejemplo, a 15 mil kilómetros de distancia, desde un centro de control de drones de ataque, es capaz de introducir un misil por una ventana de un humilde hogar allá en Medio Oriente y asesinar a toda una familia. Pero EEUU, curiosamente, con mucha tecnología y muchos radares y muchos aviones y satélites es incapaz de interceptar la droga que llega a los EEUU que sale de Colombia, que sale de Perú.

Es incapaz de interceptar también las armas que salen desde el mercado norteamericano, las armas ilegales, no registradas. Los aviones van con drogas y de regreso vuelven con armas y municiones a Perú y Colombia. Tampoco los EEUU detectan la movilización de sus propios billetes, no se enteran cómo es que salen recién impresos, de la reserva federal, miles de paquetes de millones de dólares que son embarcados en un avión, que tampoco es detectado. Avión que sale de un aeropuerto, que tampoco es detectado, y que está en territorio norteamericano, para que ese dinero, al igual que las armas, lleguen a Colombia y a Perú. ¿Por qué? Por el poder de las drogas.

Hegemonía Comunicacional: Los medios de comunicación son muy conocedores del tema de la hegemonía cultural, política, geopolítica, económica, financiera, así que esos son elementos que no debemos dejarlos de lado. 

EEUU siempre ha tenido, históricamente, tres grandes temores: uno es el crecimiento de China; otro es la pérdida de la hegemonía del dólar en la economía mundial y; el tercer gran temor de los EEUU es, precisamente, la unidad latinoamericana.

Si nosotros nos unimos, otra sería la historia en este continente. EEUU está desesperado porque la OEA retome el papel que se le asignó desde su fundación: asegurar que la geopolítica en este continente, los recursos naturales, el agua, todo, funcione a favor de la economía norteamericana.

Hay un teórico que dice que si el mundo se acabase de inmediato y quedase solamente el continente Americano, Canadá y Estados Unidos tienen su futuro asegurado. 

No les hace falta Asia, ni África, ni Europa, basta con Latinoamérica y el Caribe para que ellos se sientan satisfechos y a gusto en la casa esa que ellos creen que es de ellos. 

* Este texto es un resumen de la Ponencia del Embajador de Venezuela en Chile, Arévalo Méndez Romero, presentada el 16 de mayo pasado, en la librería de Le Monde Diplomatique en Santiago de Chile. El evento fue organizado por el grupo local de SOAW en Chile.

Pin It

Deja un comentario