La paz es el respeto al derecho ajeno

pazAl cerrar el año 2014, recibimos con alegría que por fin EEUU y Cuba inician conversaciones para terminar con el bloqueo impuesto a este último país. La noticia estuvo acompañada con la liberación de prisioneros, por ambos países, lo que demuestra que sí es posible hacer gestos y avanzar en la búsqueda de soluciones.
Otra buena noticia, en febrero pasado los presidentes de Francia, Alemania y Rusia alcanzaron un acuerdo de “alto al fuego” con el gobierno de Ucrania. Es imprecindible que se privilegien soluciones pacificas para resolver la situación en Donetsk y Lugansk.
Lamentablemente, en marzo el Presidente Barack Obama firmó un Decreto Ejecutivo que señala que Venezuela representa una amenaza para su seguridad nacional.
La medida fue rechazada por UNASUR, y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en donde participa nuestro país, también por los movimientos sociales.
Es urgente solidarizar con Venezuela como de exigir al gobierno de EEUU que anule este Decreto Ejecutivo como cualquier plan que tenga de atacar a este país hermano.
Esta nueva revista que hoy entregamos a ustedes sigue, mas que nunca, abogando por la paz, por la vida, y por el cumplimiento de todos los derechos humanos.
Por tal razón, llamamos a todos los gobiernos, especialmente a EEUU, Francia, Rusia, China, Gran Bretaña y Alemania, a dar pasos en la búsqueda de reafirmar el derecho a la paz, del desarme, del cuidado del medio ambiente, como de una economía nueva que proteja la naturaleza y los recursos que son patrimonio de toda la humanidad.
Llamos a las personas de buena voluntad, a los movimientos sociales, a los pueblos, a levantar las banderas de la paz y la defensa del derecho a la soberanía y la autodeterminacion que tienen los pueblos.
Este año, el movimiento contra la Escuela de las Américas cumple 25 años. No queremos que EEUU siga entrenando a los soldados de América Latina en la guerra y en el crimen.
Dedicamos esta revista en memoria de Luisa Stagno y de todas y todos quienes han dado sus preciosas vidas por alcanzar un mundo más justo y humano.
“Para la partida de un amigo, que nos devolvió la risa, no hay adiós definitivo ni final de cenizas”.

Revista El Derecho de Vivir en Paz

Pin It

Deja un comentario