Llamamiento para acciones internacionales contra la Cumbre de la OTAN. Bruselas, 11 y 12 de Julio de 2018

¡Haced que la paz vuelva a ser grande! (Make peace great again)

A medida que la situación mundial se vuelve más peligrosa cada día, la necesidad de actuar en pro de la paz nunca ha sido tan vital. Teniendo en cuenta el ascenso del militarismo, la necesidad de una alternativa mundial para los pueblos de justicia, paz y sostenibilidad, nunca ha sido tan urgente como ahora. Desde la última cumbre de la OTAN de 2017, hemos asistido a una escalada de la retórica nuclear entre Trump y Corea del Norte así como discursos frecuentes sobre la posibilidad de una tercera guerra mundial. “Vivir bajo la amenaza de aniquilación“ es una situación intolerable para la humanidad; por ello, nosotros, los pueblos del mundo rechazamos este belicismo.

Hacemos un llamamiento a todos los ciudadanos y organizaciones amantes de la paz para que manifiesten su deseo de paz con motivo de la próxima cumbre de la OTAN en Bruselas en Julio de 2018

La OTAN está presionando a sus miembros para que gasten el 2% de su PIB en presupuesto militar para financiar guerras y agresiones. Los intereses económicos del complejo militar industrial están bien atendidos desde que los aliados de la OTAN han acordado dedicar al menos el 20% del gasto militar a comprar equipamiento pesado. Desde el año pasado esto se hizo obligatorio para la mayoría de los miembros de la UE en el marco de la PESCO (Cooperación Estructurada Permanente), aunque estos países estén sometidos a estrictas políticas de austeridad.

  • Nos resistimos a aceptar nuevos aumentos en el gasto de defensa a expensas de la seguridad social y los servicios públicos

Estados Unidos anunció un programa de 1 billón de dólares para la “modernización” de armas nucleares que incluye un mayor número de armas ‘utilizables’. Esto está asociado a una nueva iniciativa nuclear por la que se aumentarán los escenarios en los que se usarían las armas nucleares. Además, la OTAN sigue desempeñando su papel de alianza armada nuclear, con bombas nucleares del tipo B61, que actualmente están siendo modernizadas como B61-12, para hacerlas más “utilizables”. Estas bombas están localizadas en cinco países de Europa: Bélgica, Alemania, Países Bajos, Italia y Turquía. Existe una fuerte oposición al emplazamiento de estas armas en Europa, incluyendo a los mismos gobiernos de algunos países “anfitriones”.

  • Manifestamos nuestro compromiso de oponernos al papel nuclear de la OTAN y a todas las armas nucleares. Instamos a nuestros gobiernos a firmar el tratado de prohibición de armas nucleares y a trabajar en aras del desarme nuclear.

La expansión de la OTAN no cesa ya que Montenegro, a pesar de la aplastante oposición popular dentro del país, fue confirmado como el miembro número 29 de esta organización en Junio de 2017. Bosnia-Herzegovina está llevando a cabo negociaciones para unirse a la Alianza. Esta expansión continuada ha contribuido a la tensión internacional al verse Rusia cada vez más rodeada de bases norteamericanas y de la OTAN.

  • Continuaremos rechazando la expansión desestabilizadora de la OTAN

Las acciones de la OTAN y su retórica incendiaria siguen intensificando la tensión con Rusia: la presencia cada vez mayor de la OTAN en la región contribuyó como factor de primer orden al desencadenamiento del conflicto entre Rusia y Georgia en 2008, y a la prolongada crisis de Ucrania. La OTAN ha agudizado recientemente la situación al anunciar el establecimiento de nuevas bases en el este de Europa. Se ha producido un despliegue de tropas en Estonia, Lituania, Letonia y Polonia durante 2017. La Unión Europea está cada vez más vinculada a la OTAN. El establecimiento de la PESCO ha sido la última evidencia de la rápida y peligrosa militarización de la UE como pilar de la OTAN.

  • Nos oponemos a la creciente militarización de Europa, a todo lo que se llame Política de Defensa Europea y a que la OTAN nos introduzca en una nueva Guerra Fría.

En Afganistán sigue la guerra de la OTAN: iniciada por Bush en 2001- que fue el primer paso en su “guerra contra el terror”- continúa hasta nuestros días; es la guerra más larga de la historia de los Estados Unidos, en la que participan todos los países de la OTAN. Aparentemente dirigida a expulsar a los Talibán y destruir Al-Qaeda, propició la creación y facilitó las condiciones para el aumento de organizaciones terroristas y sus fuerzas de combate asociadas que perduran hasta hoy día. Esta “guerra contra el terror” pisotea el derecho internacional y da “carta blanca” a posteriores intervenciones.

  • Exigimos poner fin a esta guerra y al Intervencionismo militar de la OTAN

La “guerra contra el terror” de la OTAN ya ha alcanzado África, en donde se ha destruido a Libia; los forzados a huir se cuentan por millares, en tanto que los refugiados se enfrentan a la brutalidad militar en curso en el Mediterráneo.

  • Exigimos el fin de la militarización del Mediterráneo y a toda acción militar contra los refugiados

El llamado compromiso de la OTAN con la paz y la estabilidad es falso. Las armas nucleares, el gasto militar y el intervencionismo nunca pueden servir a la paz, solo a la violencia y la guerra. Las bases de la OTAN, sus actividades y sus sistemas de armas representan una importante fuente de contaminación. Su “guerra contra el terror” es responsable de innumerables víctimas, destrucción y desplazamientos, que originan oleadas de migraciones de personas buscando seguridad y protección.

Los pueblos de todo el mundo necesitan una paz verdadera, lo que significa justicia social, protección medioambiental, igualdad de acceso a los recursos, cálida acogida para los refugiados que huyen de las guerras y la opresión y otras muchas cosas más.

  • Exigimos el desarme para el desarrollo

En nombre de la paz y del futuro de la humanidad, hacemos un llamamiento para acciones coordinadas mundialmente que se llevarán a cabo la víspera de la Cumbre, el miércoles 11 de julio a las 5 p.m., en apoyo de la manifestación, la contra-cumbre y todas las protestas pacíficas realizadas durante el Cumbre.

Lo que pedimos a nuestros gobiernos está claro: tenemos que abandonar la OTAN y la OTAN debe ser disuelta.

Bruselas, 27 de Enero de 2018


Este llamamiento fue acordado por los participantes en la primera reunión preparatoria para llevar a cabo acciones contra la Cumbre de la OTAN de 2018 en Bruselas.

(Traducido por Nuria Blanco de Andrés para el Foro Contra la Guerra Imperialista y la OTAN)

(Acceder al sitio web original: No to war – No to NATO)

Pin It

Deja un comentario