El Mundo quiere Paz:  ¿Y Estados Unidos también?

armamentismoPara el año 2018, Donald Trump está buscando aumentar en US$54 mil millones de dólares el presupuesto militar de USA que, en la actualidad, asciende a US$603. mil millones de dólares.  Este solo aumento es casi equivalente al presupuesto militar anual ruso, que es de US$58 millones.  Es así como el ejército de USA pasaría de los 480 mil soldados de hoy a 540 mil.  Los infantes de marina pasarían de 23 batallones a  36, conformados por 180 mil efectivos al día de hoy.   Los “marines”  son el primer destacamento de intervención en operaciones en el extranjero.  Por su parte, la Armada recibirá 74 buques y submarinos adicionales, con la meta de alcanzar 355 grandes unidades de combate.  La Fuerza Aérea totalizará 1.200 aviones de última generación.

A los pocos días de asumir el cargo, el Presidente Trump aprobó un operativo de la Marina en Yemen, en el que murieron al menos 30 civiles, entre ellos varios niños.  No ha sido éste el único operativo militar en dicha nación, en medio de una guerra civil exacerbada por el apoyo en armamentos que USA proporciona a Arabia Saudí, país que Trump ha visitado recientemente en una gira que ha comprendido, además, a Israel y a El Vaticano.

En abril pasado, el Ejército de USA lanzó una bomba sobre un presunto objetivo del Estado Islámico, en Afganistán.  El Pentágono denominó a este letal artefacto como “la madre de todas las bombas”.  Esta es la mayor bomba no nuclear del mundo y se encuentra en arsenales de USA desde inicios de la guerra en Irak.  Nunca se había usado, sino hasta la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Por otra parte, la OTAN y USA han continuado realizando ejercicios militares en las fronteras de Rusia y Corea del Norte, así como sus barcos de guerra navegan por las aguas de China Meridional.

Bajo el argumento de que el gobierno sirio habría usado “armas químicas”, USA disparó 59 misiles contra una base militar siria y se ha negado a aceptar una investigación de la ONU sobre el origen de las citadas armas.  El mismo argumento fue usado años atrás en contra de Saddam Hussein para justificar el ataque a Irak.

Desde hace seis años, el pueblo sirio resiste el acoso de las potencias occidentales.  Más de 450.000 personas han perdido la vida.  Once millones son refugiados o desplazados.  Al menos 652 niños han sido asesinados durante 2016.  Otros 850 niños han sido reclutados para luchar en el conflicto.  USA y las potencias europeas quieren un mundo árabe dividido para liquidar todo movimiento progresista en la región y por eso intentan fulminar al gobierno de Bashar al Assad.  Además, pretenden fortalecer a Israel y a las monarquías de Arabia Saudí, Catar, Kuwait y Bahréin que son aliadas de occidente y así las potencias podrán mantener el control geopolítico  en la región, neutralizando a todo movimiento contrario a sus intereses.  Al eliminar al gobierno sirio, USA y las potencias europeas podrían controlar la totalidad del Mar Mediterráneo y evitarían la expansión de la influencia de China y de Rusia.

Al observar el presente panorama, no es posible olvidar el uso de NAPALM sobre Vietnam y las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, asesinando a miles de personas inocentes.  Tampoco se puede dejar pasar que hoy existen más 15.800 bombas nucleares dispuestas a aniquilar a la humanidad.

Y aunque América Latina es sólo un “patio trasero” para USA, durante 2016 la Escuela de las Américas entrenó a 1.749 miembros de los ejércitos, armadas y fuerzas aéreas del “continente de la esperanza”, a los que se sumaron 190 policías y 15 civiles.

La Escuela de las Américas ha cambiado de nombre, pero no de funciones.  Hoy se denomina Instituto de Cooperación y Seguridad del Hemisferio Occidental (WHINSEC).   Los países que en el año citado enviaron más soldados a esta “academia de asesinos” fueron Colombia (862) y Honduras (261).  También lo hicieron Chile (205);  Brasil (4); Canadá (2); Costa Rica (12); República Dominicana (48); El Salvador (14); Guatemala (22); México (46); Panamá (32); Paraguay (5); Perú (170); Uruguay (5); USA (45); Barbados (1); Belice (4); Dominica (1); Grenada (1); Jamaica (5); St Kitts(1); St Vincent(1); Taiwan (2).  Se han retirado de esta institución demoníaca Venezuela, Argentina, Nicaragua, Ecuador y  Bolivia.

Aunque en enero de 2014, en La Habana, CELAC había proclamado a América Latina y El Caribe como Zona de Paz, y mientras se celebran los Acuerdos de Paz entre el Estado colombiano y las FARC, el gobierno de Colombia ha firmado en Bruselas, Bélgica, un acuerdo de intercambio de información y seguridad con la OTAN, que es una maquinaria de guerra.  Este acuerdo ha incorporado a Colombia en la categoría de “membresía especial”.  El Presidente Santos aspira a una “membresía titular”.

En América Latina hay más de 70 bases militares  de USA de las que se tiene conocimiento.  Una está en el Fuerte Aguayo, en Con-Cón, Chile.  Otras siete están en Colombia, cerca de la frontera con Venezuela.  No es un secreto que las bases militares constituyen un corolario de los monopolios y de las grandes empresas transnacionales, puesto que resguardan sus intereses.

El lector puede inferir sus propias conclusiones.

Hervi Lara B.

Pin It

Deja un comentario