La batalla cultural v/s el país USAID

En estos días donde hay una fuerte guerra informativa cuidado con lo que escuche de los medios oficiales y del aparato de propaganda de los EEUU. Por eso mismo, compartimos el artículo de Gustavo Borges Revilla que puede ayudar a comprender en la situación en la que nos encontramos hoy.

La batalla cultural v/s el país USAID

usaidPor más que se nos diga que la guerra es un asunto de generales, ejércitos uniformados y balas, estamos obligados a entender que no es así. A lo largo del desarrollo de la era capitalista, la propaganda nos formó como ignorantes consumidores de historias de fantasía y películas épicas, donde unos cuentan las historias y otros nos comemos las cotufas.

Todo es propaganda, propaganda es todo

Tampoco es cierto que la guerra o las guerras son nuevas en sus intereses y que se hacen por motivos diversos, complejos y confusos. La realidad real es que nos la imponen exclusivamente por intereses tan elementales como territorios, recursos naturales y capacidad de dominio. Se actualiza en sus procedimientos, sí, se renueva en su modo de aplicación, sí, se reinventa en su mecánica, tecnología y forma, sí, pero el fondo es el mismo de las primeras conocidas, nada ha cambiado.

Dice Sun Tzu  (1) que las guerras siempre son nuevas precisamente por viejas. La guerra es ya un torrente sanguíneo cultural, donde todos estamos incluidos, lo sepamos o no. Porque somos ella diariamente, aún cuando juguemos a ser los buenos y decidamos ignorar las realidades de otros territorios, donde la guerra deja de ser un estado mental para ser bombas de fósforo, motosierras, misiles crucero y gas sarín.

Convencional o no, la batalla final y la más importante siempre será por la opinión colectiva, por la psiquis, por el relato, por tu cerebro y el mío. No importa lo que pase, importa lo que creemos que pasó. Ellos piensan, nosotros consumimos. Por más que hayamos visto en palco VIP lo que pasó en Puente Llaguno (2), fueron ellos los que narraron la historia. Al menos la de ese día.

En cualquier planificación bélica la propaganda es, de hecho, el elemento de vanguardia antes, durante y después de las acciones físicas en el terreno. Los equipos de propaganda que instalan la narrativa para las grandes guerras son de por sí los más capacitados intelectualmente, los especialistas en herramientas de la comunicación, de la manipulación y del control social.

Nos dicen por ejemplo que Joseph Goebbels (3) fue el genio creador de los once principios de la guerra moderna y de la propaganda nazi, pero para cuando el niño Joseph salía del vientre ario de su madre, ya Hollywood tenía 20 años de existencia. Y entre otras cosas, Goebbels, Adolf y demás actores de reparto son apenas instrumentos de los creadores de la guerra y de su hija puta y putativa, la propaganda.

La guerra fría cultural

En el libro El arte de la inteligencia de Allen W. Dulles, oficial de alto rango de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) (4), se dejan ver párrafos de eso que los alemanes llamaron la realpolitik, es decir, lo jodidamente crudo y real, para comprender cómo la propaganda ocupó todos los lugares del planeta luego de la segunda guerra mundial, cuando el dominio soviético amenazaba el imaginario occidental.

Vomita Dulles en su declaración de principios, escrita, editada y publicada refiriéndose a la Unión Soviética y a los sistemas antigringos en general: “De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas, innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado. (…) Solo unos pocos acertarán a sospechar e incluso comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de calumniarlos, desacreditarlos y señalarlos como desechos de la sociedad. Haremos parecer chabacanos los fundamentos de la moralidad, destruyéndolos. Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos y pervertiremos”.

Muchos trabajan para la CIA y mueren sin saberlo

trapDulles fue fundador y director de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) (5) entre 1953 y 1963.

Con el pensamiento y la teoría de Dulles junto a muchos otros, se fundaron los años de la guerra fría, donde miles de millones de dólares se inyectaron en la creación intelectual más bestial que se conoce hasta la fecha. Miles de programas culturales, publicaciones, películas, conciertos, programas, noticieros, eventos, escuelas de formación, programas de educación, todo al servicio de la propaganda.

Bajo la subordinación de lo que se llamó el Congreso por la Libertad Cultural (6) se instaló una operación de compra y venta de intelectuales a todo nivel, dirigidos por una extensa e influyente red de personal de inteligencia y estrategas de la CIA. Muchos de los cuales murieron sin saber para qué y para quién trabajaron durante toda su miserable vida.

“La forma de propaganda más efectiva es aquella en que el individuo actúa en la dirección en que se espera, por razones que cree son las suyas propias” y “La manera de lograr una eficiente labor de propaganda, es que parezca que no hay labor de propaganda alguna”. Dos principios fundacionales de la operación. El arte de mentir.

El Congreso por la Libertad Cultural operó en 1950 desde París. Llegó a tener oficinas en 35 países, publicaba más de 20 revistas influyentes y organizaba seminarios, conciertos, premios literarios y exposiciones. Todo bajo estricta subordinación de los agentes de inteligencia. A través de los “clubes de prensa”, la CIA mantuvo bajo su influencia a la mayoría de los medios en toda América, Asia, África y Europa, otorgando “ayudas” económicas a través de fundaciones sin fines de lucro, pero con objetivos estrictamente políticos. A finales de los 70 un investigador que le seguía la pista al Congreso declaró a la revista Rolling Stones: “No es necesario manipular a la revista Times, porque hay miembros de la Agencia Central de Inteligencia dentro de ella”.

Quedaron pocos escritores, científicos, periodistas, poetas, artistas, críticos o historiadores, cuyos nombres no estuvieran vinculados a empresas encubiertas o a “promotores” del arte y la cultura. Todo en nombre de los enunciados bandera de la izquierda mundial: libertad de expresión, derechos humanos, democracia, libertad y paz. Controlando la opinión controlaron todo. La operación completa está descrita en el libro La CIA y la Guerra Fría Cultural, de Frances Stonor Saunders.

Hoy no es distinto: por más que sus desprevenidos operadores se retuerzan negándolo, toda la maraña de relaciones tejidas alrededor de las ONG, fundaciones, programas de ayuda y culturales, de intercambio o cursos académicos son, de hecho, partes y retazos de esa construcción calculadora construida en los años 60. Amnistía Internacional, GREENPEACE, Open Society Foundation (7), USAID (8), NED (9) y muchas otras, son las instituciones herederas de aquella construcción.

 (Este es un extracto del artículo original) La Revista no comparte necesariamente todo el contenido de este artículo sin embargo cree importante su lectura y reflexión.

 

Notas de Jorge Araya:

1 Sun Tzu [孙子孫子, Sūnzǐ, chino simplificado, tradicional y pinyin, respectivamente], título honorífico que significa ‘Maestro Sun’, del general, estratega militar y filósofo de la antigua China, cuyo nombre de nacimiento sería Sun Wu y fuera de su familia conocido como ‘Changqing’; se le atribuye la autoría de El arte de la guerra, actualmente de gran influencia en casi todo el mundo, en ámbitos tan dispares como la política, los negocios, los deportes y la guerra Aunque hay historiadores que cuestionan si Sun Tzu existió, o no, se le ha situado en el período de las Primaveras y Otoños chinos (722-481 a. C.), como general al servicio del rey Helú de Wu. Sin embargo, algunos estudiosos modernos reconocen su realidad histórica, emplazando El arte de la guerra en el período de los Reinos Combatientes (476-221 a. C.), con base en las descripciones militares del texto y en la similitud de su prosa con la de otros trabajos creados a comienzos de esa etapa.

2 Puente Llaguno, claves de una masacre [Golpe de Estado 2002, en Venezuela]

3 Paul Joseph Goebbels (1897 – 1945), nazi radicalmente antisemita, muy conocido por su fanática, demagógica y mentirosa oratoria, uno de los colaboradores más cercanos e incondicionales de Adolf Hitler, Gauleiter [jefe de distrito] del llamado Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) de Berlín en 1926, cuando comenzó a interesarse en la propaganda política y ministro de Ilustración Pública y Propaganda –desde 1933 hasta su suicidio–, apropiándose y controlando, rápidamente, la supervisión de todos los medios de comunicación, las artes y la información alemanes, dándole especial atención a la radio y al cine. Presionó a Hitler para introducir medidas destinadas a una “guerra total”, incluyendo el cierre de los negocios no esenciales para el esfuerzo bélico, reclutamiento de mujeres a la fuerza laboral y de hombres en ocupaciones previamente exentas en la Wehrmacht [Fuerza de Defensa, nombre de las ramas militares unificadas de la Alemania nazi, tras la disolución de las Fuerzas Armadas de la República de Weimar, Reichswehr, desde 1935 a 1945], quien lo designó Reichsbevollmächtigten für den totalen Kriegseinsatz [Plenipotenciario del Reich para la Guerra Total], el 23 de julio de 1944. Historiadores consideran que la importancia de Goebbels en el régimen nazi ha sido sobrevalorada, que padecía de un trastorno narcisista de personalidad y que será recordado por su propaganda cínica, calculada e inhumana.

4 La Oficina de Servicios Estratégicos [Office of Strategic Services u OSS], entidad norteamericana de inteligencia durante la Segunda Guerra Mundial, es antecesora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Antes de su creación, los trabajos de inteligencia estaban repartidos en diferentes departamentos del Gobierno, sin ninguna coordinación entre ellos; por ejemplo, el Ejército y la Armada utilizaban códigos diferentes para cifrar sus mensajes secretos. El presidente Franklin Delano Roosevelt encargó a su amigo William Joseph Donovan, veterano de la Primera Guerra Mundial, la instauración de un único servicio de inteligencia: así, mediante orden militar suya y con el objetivo inicial de recopilar y analizar información del Estado Mayor Conjunto de los EE.UU. y realizar operaciones no asignadas a otras agencias, el 13 de junio de 1942 nació el OSS [equivalente al British Secret Intelligence Service]. Mes y medio después de concluida la Guerra, el 20 de septiembre de 1945, la OSS fue disuelta por el nuevo Presidente, Harry S. Truman, quien, en enero de 1946 creó elCentral Intelligence Group (CIG) [Grupo Central de Inteligencia], precursor directo de la CIA: en 1947, la National Security Acta implementó esa primera agencia de inteligencia en tiempos de paz, la CIA, asumiendo todas las funciones de la antigua OSS.

5 La Agencia Central de Inteligencia (Central Intelligence Agency – CIA), quizás la mayor agencia de inteligencia norteamericana, es la única que goza de independencia –sólo debe rendir cuentas al Director Nacional de Inteligencia– y tiene relevante influencia en la política exterior, gracias a sus reparticiones tácticas, como la División de Actividades Especiales; por esos enormes poderes, ha llegado a ser considerada como un Estado dentro del Estado. Sus empleados, por lo general, operan en las embajadas de los EE.UU., desempeñando tres actividades principales: recopilar información sobre gobiernos extranjeros, corporaciones e individuos; analizar esa información junto a los otros datos recogidos por sus agencias hermanas; y proporcionar una evaluación sobre inteligencia para la seguridad nacional. En paralelo, realiza, o supervisa, actividades encubiertas y otras operaciones tácticas; los ejecutores de estas actividades pueden ser miembros de la agencia, militares de las Fuerzas Armadas u otros socios, gubernamentales o privados. Documentos desclasificados por la propia CIA, y revelaciones hechas por el Senado norteamericano, a través de los sucesivos Comités de Inteligencia, demuestran que, a lo largo de su historia, ha planeado, intervenido, dirigido y/o ejecutado numerosos asesinatos e intentos de asesinato de importantes personalidades políticas, golpes de Estado, derrocamientos de gobiernos contrarios a las posiciones de Estados Unidos, entrenamiento y financiación de organizaciones terroristas y/o paramilitares, torturas, vigilancia masiva de individuos y/o secuestros selectivos; además, periodistas y medios de todo el mundo han acusado a la Agencia de haber violado la Convención de Ginebra y la Declaración Universal de los Derechos Humanos, habiendo efectuado experimentos en personas, contra la voluntad de ellas, cooperado en el tráfico de drogas con organizaciones criminales, aplicado técnicas de interrogatorio ‘mejoradas’, cometido asesinatos selectivos, incluyendo el uso de drones

6 Congreso por la Libertad de la Cultura (1950-1967 → AILC – 1979), institución anticomunista organizada por el EE.UU. durante la ‘Guerra Frí­a’; fundada en Berlí­n, en 1950, con sede en Parí­s y delegaciones en una treintena de naciones. En los años sesenta fue siendo desvelado que los Estados Unidos de Norteamérica mantení­an la organización, discretamente, a través de instituciones como la CIA, la Fundación Farfield y la Fundación Ford; algunos periodistas e intelectuales de las burguesías occidentales se sorprendieron e, incluso, escandalizaron, a medida que se enteraban de esto, demostrando bastante ingenuidad respeto a los mito de cultura y la libertad proclamados por el Congreso, el que, a partir de 1967 pasó a usar un nuevo nombre, AILC-Asociación Internacional por la Libertad de la Cultura, hasta su disolución formal, en 1979.

7 El Instituto de la Sociedad Abierta (Open Society FoundationsOSF) es una red internacional de donaciones, fundada por el magnate George Soros, para supuestamente promover Justicia, Educación, Salud Pública y Medios de Comunicación Independientes, apoyando grupos de la sociedad civil, en todo el mundo; tiene sucursales en 37 países; su nombre está inspirado en el libro La sociedad abierta y sus enemigos (1945), de Karl Popper.

8 La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (United States Agency for International DevelopmentUSAID), organismo independiente aunque recibe directrices estratégicas del Departamento de Estado, es la institución norteamericana encargada de distribuir la mayor parte de la ayuda exterior de carácter no militar, directamente o a través de agencias subsidiarias, con el declarado objetivo de reforzar la política exterior estadounidense, cooperando con los países receptores en las áreas económica, agrícola, sanitaria, política y humanitaria. Ha sido denunciada de que, al igual que la Fundación Nacional para la Democracia, trabaja en colaboración con la CIA y/o de realizar actividades propias de la misma en diversos escenarios, como desestabilización de gobiernos no alineados con las políticas de Estados Unidos, usando distintos medios, incluso los de mayor violencia; las propias autoridades de USAID han reconocido su apoyo a fuerzas políticas opositoras a gobiernos de América Latina, incluso en países en que los regímenes son democráticos; en sus intentos de socavar gobiernos legítimamente electos, como los de Venezuela y Bolivia, uno de sus brazos operativos es la Oficina de Iniciativas para la Transición (OTI).

9 La Fundación Nacional para la Democracia, (National Endowment for Democracy, más conocida por sus siglas NED), es una organización norteamericana fundada en 1983, que afirma ayudar a los grupos que están a favor de la democracia en el continente americano, específicamente en América Latina;aunque es administrada por una organización privada, la mayoría de sus fondos provienen de una distribución gubernamental del Congreso. La NED ha sido calificada como un “Proyecto de Democracia”, denominación usada por Oliver Laurence North [Entonces teniente coronel del Cuerpo de Marines (Infantería de Marina norteamericana) destinado al servicio de Ronald Reagan, durante cuya presidencia dirigió la venta ilegal de armas a Irán para poder financiar a los contra-revolucionarios de Nicaragua (‘contras’); a pesar de ser condenado por los tribunales nunca estuvo preso; actualmente trabaja en la reaccionaria Fox News Channel]; en realidad, tiene como objetivo el debilitamiento y/o la destitución de los gobiernos que se oponen a las directrices políticas estadounidenses; según el New York Times “se creó […]para llevar a cabo públicamente lo que ha hecho subrepticiamente la CIA durante decenios. Gasta 30 millones de dólares al año, para apoyar a partidos políticos, sindicatos, movimientos disidentes y medios informativos en docenas de países”.

Artículos relacionados:

USAID hace autoexámen de sus programas subversivos contra Cuba

Videos

América Latina: la USAID mueve sus tentáculos

http://www.telesurtv.net/news/America-Latina-La-USAID-mueve-sus-tentaculos-20160610-0019.html

USAID. La invasión silenciosa

Guerra Psicológica – PsycoWar

Pin It

Deja un comentario